Boyle: cosas que recordar

Boyle-portrait

Robert Boyle (1627-1691) es, casi nada, uno de los fundadores de la química moderna. Una mente inquieta para quien todo era obra de Dios y por tanto, digno de atención. Los cuadernos de Boyle dan cuenta de su poderosa urgencia por atender cualquier cantidad de cosas a su alrededor, de inventariar la realidad incluso en sus aspectos más insignificantes. Philip Ball (Curiosidad, Turner, 2013) ordenó algunas de sus «listas de cosas que recordar» y el resultado es prácticamente un poema:

 

El uso de un carruaje
los ojos de los cachorros de perro recién nacidos
las plumas, picos y uñas de las aves que aún no han roto el cascarón
la pólvora entera y molida
insectos y otras criaturas que parecen exánimes en invierno
la serpiente de Moisés y el agua transmutada
que la belleza no hace a las partes, sino que resulta de ellas, así como la salud, la
armonía, la simetría
que las formas internas acaso no sean sino disposiciones duraderas forjadas por
los objetos externos
el barómetro sellado y las consecuencias de semejante aparato
monstruos, y los antojos y temores de las mujeres encintas
la reparación torpe del muelle a martillazos, etc.
Pinchar una burbuja en el cristal de un barómetro

Las listas originales pueden consultarse aquí y aquí.

Anuncios

Un comentario en “Boyle: cosas que recordar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s