Ferias, empresarios y elefantes

wombwell01

«Por alguna razón, en muchas anécdotas acerca de las hazañas de [George] Wombwell figuran los elefantes. En una ocasión [1836, dicen algunas fuentes], el empresario calculó mal los plazos de su gira y, según nos cuenta Thomas Frost [en The Old Showmen and the Old London Fairs], estaba aún en Newcastle-upon-Tyne cuando tan sólo restaban dos semanas para la inauguración de la Feria de San Bartolomé. Así pues, la posibilidad de llegar a Londres a tiempo con su procesión de bestias enjauladas por las carreteras de entonces parecía remota. En este punto, Wombwell tuvo conocimiento de que su archirrival, Atkins, estaba promocionando en San Bartolomé su colección de animales como el “único espectáculo de fieras salvajes de toda la feria”. Sin dudarlo, Wombwell emprendió el viaje a marchas forzadas a fin de llevar su caravana a Londres para el día de apertura; sin embargo, el épico esfuerzo se cebó en el elefante, ya que la pobre bestia cayó muerta nada más llegar. Atkiins no perdió un momento en anunciar que él disponía “del único elefante vivo de todas las atracciones”, a lo que Wombwell contraatacó con su eslogan “El único elefante muerto de la feria”. La táctica funcionó, observa Frost, porque un “elefante muerto era una rareza mayor que uno vivo, y su espectáculo estaba lleno de bote en bote a diario, mientras que en comparación el de Atkins estaba desierto”»

Michel Howell y Peter Ford, La verdadera historia del Hombre Elefante.

Anuncios

Un comentario en “Ferias, empresarios y elefantes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s