El día en que Heidegger rió

« Sólo se tiene conocimiento de que [Heidegger] riera una vez, en un picnic con Ernst Jünger en las montañas del Harz. Jünger se inclinó a recoger chucrut y una salchica y sus lederhosen, los típicos pantalones de cuero alemanes, se abrieron por la costura en un enorme roto. Heidegger dejó escapar un grito de diversión, pero enseguida se controló “y su expresión facial retornó a su ferocidad habitual”».

Paul Johnson, Humoristas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s