Lo bueno de la mala literatura

“Lo que tiene de bueno la literatura mala es que opera con una maravillosa libertad, la libertad del disparate, de la locura, y a veces la literatura buena es mala porque para ser buena tiene que cuidarse tanto, se restringe tanto, que termina siendo mala. Termina siendo aburrida, o directamente no vale la pena leerla. Algunos libros de Marguerite Yourcenar, Octavio Paz o Milan Kundera, que se suponen buena literatura, podrían traducirse interiormente como ‘Estoy bien escrito, estoy bien escrito, estoy bien escrito, etcétera’, y eso es todo. Y uno querría otra cosa, ¿no?… Una buena literatura es buena en relación con las normas establecidas. Si la función de la literatura es inventar normas nuevas, no podemos limitarnos a seguir obedeciéndolas”.

César Aira

Anuncios

10 comentarios en “Lo bueno de la mala literatura

  1. La técnica se usa para ocultar la carencia de estilo (o el estilo fallido, o algo así). Lo dijo John Waters, y tiene razón. ¿Sabes quién tiene técnica? Ed Zwick. Guácala.

  2. Quise agregar “Y Ron Howard” pero tu blog me regañó. Me dijo “Estás agregando comentarios demasiado rápido. Un poco de calma.” Coño, hasta el puto WordPress tiene una opinión negativa de mí.

  3. bueno, bueno…. sereno moreno, todo sin exceso, el problema es que en estos tiempos todo gira en torno a la diversion, y por eso, todo lo que sea “serio”, “aburrido” es deshechado.

    Ya muy poca gente valora la critica, todo el mundo esta muy seguro de si mismo y eso significa un nulo intercambio de ideas.

    A veces me da la impresion de que todos se sienten genios incomprendidos, y ademas resentidos porque nadie le reconoce como tal.

  4. Existe un texto de R. Barthes que corre bajo el nombre de “El Placer del Texto”. En él se aventura en una reflexión y divide las aguas entre los textos de placer, y los textos “bien” escritos.

    Vale la pena, abrazos.

  5. Está bien saber cómo se escribe “bien” para poder hacerlo “mal”. Las normas en arte no sirven apenas para nada, a menos que quieras ser un escritor, pintor, escultor de taller, en serie, que trabaja estupendamente pero que no deja plasmar nada de su alma ni su estilo en su trabajo. El problema que tenemos muchos escritores es que al estar en un negocio donde las normas comerciales tienden a ser demasiado claras, es muy fácil caer en la tramapa de escribir bien y para gustar. Un peligro porque te convierte en alguien que no eres tú. Y si no eres tú, ¿quién está escribiendo por ti?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s