Pasen, lean y escuchen

headphones-readbooks

Sospechosamente la palabra ensayar puede entenderse tanto en su acepción literaria como en la musical. En ambos casos podría significar “poner a cinco o más sujetos a tocar en el mismo compás”. Quien haya formado una banda de rock o haya intentado meter orden en una decena de autores, sabe que ensayar necesita de paciencia, inspiración y diálogo, pero sobre todo, de una disposición única para divertirse con lo que vaya saliendo en el momento. Un grupo de señores trajeados es una orquesta (que es algo así como una tesis de maestría: hay que seguir la partitura, hay que hacerle caso al director): cuatro tipos desmadrosos que lleva cada uno un riff en un tono distinto, eso es una banda de rock; y también es la manera en como funciona un ensayo literario.

Dos de los ensayistas que más admiro también son músicos -un DJ y una cantante de rock- y en ocasiones no logro distinguir cuándo están haciendo música y cuándo literatura.


el complejo fitz1. EL CRACK UP PRODUCCIONES PRESENTA

Por fin ha salido el nuevo disco de José Mariano Leyva, El complejo Fitzgerald, un álbum que prometía desde su primer nombre –Baby Fitzgerald-, debido a su interés de estimular la inteligencia de los más jóvenes. Se trata de un disco doble (una primera parte titulada La realidad a través de la literatura” y una segunda con el nombre de “La literatura a través de la realidad”), donde nuestro admirado DJ mezcla algunos de los temas definitivos de los últimos años del siglo XX.

Teniendo como eje la imagen del Francis Scott Fitzgerald, máximo icono de la “era del jazz” y prototipo del autor joven, Leyva explora obras que han definido no sólo la ideología de los jóvenes a finales del siglo XX sino que han dado los parámetros de lo que es la literatura escrita por ellos. La violencia, el nihilismo, el exceso de información, las drogas, la apatía, la galería de héroes salidos de un tratado de sicopatología son elementos que han dado sustancia a los nuevos ídolos: Palahniuk, Welsh, Ellis, entre otros.

La discografía que utiliza Mariano Leyva parece estar siempre in con las fiestas rave: American Pycho, La playa, Trainspotting, Asfixia, Acid House. Pero, como el talentoso artista de la tornamesa que es, el autor de El Complejo Fitzgerald sabe que nada como una vuelta repentina al pasado para causar un armonioso desconcierto. Justo en el momento en que el público salta o se mete apenas la primera pastilla de la noche, surgen de las bocinas esas referencias al amor, que uno suponía enterradas entre decenas de vinilos de Camilo Sesto o en las novelas de Jane Austen. La palabra es amor, ¿oímos bien?, ¿esa voz que decía amor no era en realidad el ruido de un cable que hacía tierra? De ninguna manera, en los tracks de Leyva, la palabra amor emerge como una bocanada de aire dentro de un mundo más parecido a una aglomeración de cuerpos que a pesar de rozarse unos con otros son incapaces de comunicarse. Así es la época: una fiesta donde todos bailan pero donde el ruido no deja conversar y cuando se acaba la música el público está demasiado drogado para articular palabra alguna. ¿Por qué en estos tiempos de decepción y aburrimiento, la literatura y la música aún insisten en creer en el amor? Leyva pasa revista a las ideas de los nuevos autores y coincide con ellos de que, a pesar de los tiempos, no se puede renunciar del todo a ser románticos.

Del amor, Leyva pasa a otras piezas con elementos un poco más estridentes: la ironía, la violencia, los medios y el consumo, las formas de la rebeldía y del conformismo. Por ejemplo, su segundo sencillo, “La huida hacia el cliché” es un intento por desmontar una cultura que privilegia los datos sobre el sentido común.

En su disco, DJ Leyva va creando una literatura donde la historia, los libros y el cine no dejan de ser realidad ni tampoco música. Esas transiciones sin cortes evidentes se agradecen. Todo parece parte de la misma melodía. Y tras las horas de baile, uno no queda exhausto, sino que va tras los discos originales que acaba de escuchar, al tiempo que reconoce que El complejo Fitzgerald no es una mera recopilación de fragmentos sino una discusión de ideas, un punto donde la música actual dialoga con su pasado y con la mirada íntima de José Mariano Leyva, para quien la literatura sirve para no llevar la fiesta en paz.

CONTRATACIONES AQUÍ.


Debate literario2. PARA ELISA: ENSAYO DE UN OÍDO

¿Un homenaje a un disco que es en sí un homenaje?, ¿se trata de una broma o qué? Si Coetzee, ese talentosísimo músico que nos había regalado álbumes impecables como Waiting for the Barbarians o In the heart of the Country, se dio a la tarea de revisitar a uno de los clásicos de la música de todos los tiempos: Robinson Crusoe del gran Daniel Defoe, ¿qué sentido tenía hacer una versión de la versión? Con Amigo o enemigo. El debate literario en Foe de JM Coetzee, el disco debut de Elisa Corona, entendemos que una revisión es acaso algo más loable que un cover: es una forma compartida de escuchar.

El álbum comienza con una referencia a aquella presentación en vivo que hiciera Coetzee durante los Premios Nobel, donde el sudafricano ganó en la categoría de Escritor del Año. Ahí, en aquella canción que Coetzee interpretó ante la Academia (Sueca, especifico) Elisa encuentra las claves de una discusión en la historia de la literatura. Es en esa canción, “He and his man”, donde nuestra intérprete halla un punto central que recorrerá todo Amigo o enemigo: la lucha del artista contra el otro artista, contra el colonizador que le enseñó a leer, contra la tradición y la norma.

Coetzee y Elisa recuperan la figura del escucha, que es al mismo tiempo la figura del lector, pero también recobran la importancia del intermediario, del sujeto que está entre los sucesos y quienes los leen. Por ejemplo, en Foe, Susan Barton, la intrusa que llega a la isla de Robinson, termina pensando en los alcances literarios de su naufragio. Nunca pierde de vista a un lector que aún no conoce en la misma medida que un músico escucha la ciudad esperando encontrar en ella la tonada que lo vuelva célebre. Pero Susan Barton está en contra de alterar los hechos en beneficio del morbo y el señor Foe, el escritor que al que acude para plasmar su historia, es un tipo que, a través de los detalles exóticos- busca vender un libro a un público específico. ¿Traiciona este sujeto la idea original o todo se debe a concepciones distintas de lo que debería ser un libro? En términos del mercado musical, diríamos que una parte de Foe representa la eterna lucha entre compositor, intérprete y productor.

Amigo o enemigo rastrea esta relación. Aunque aferrada en un principio a su idea de veracidad, Susan Barton, se da cuenta que necesita cumplir ciertas convenciones si desea que su historia tenga algún tipo de interés. El género de novela, como el género musical, deja de ser un problema de inspiración para convertirse en un problema de estructura.

Toda música, como toda literatura, es una discusión con el pasado. Y toda pieza clásica, como todo libro, se enfrenta a escuchas y lectores que el autor no se hubiera imaginado. Coetzee opone Robinson Crusoe a un diálogo con la literatura que surgiría después;  Elisa Corona escucha estos contrapuntos y los articula a través de su libro, es decir, los hace música.

En Amigo o enemigo, Elisa Corona nos deja escuchar a Coetzee escuchando a Defoe. Pero en este juego de oyentes que dialogan, finalmente a la que escuchamos es a ella. Sobre una partitura de Coetzee Elisa es intérprete, arreglista, productora, y sin embargo, alguien que aún cumpliendo estas funciones reflexiona sobre la interpretación, el arreglo y la producción. Se trata de disco que en su composición cuestiona su proceso. Un lugar donde Coetzee y Defoe nos dicen cosas distintas a las que suponíamos, puesto que aún cuando sus músicas parezcan perpetuadas por un papel o una grabación, lectores que los reinterpretan como Elisa Corona parecen hacerlos improvisar cada vez que los oímos.


CONTRATACIONES AQUÍ.

Anuncios

6 comentarios en “Pasen, lean y escuchen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s