Cómo armar tu biblioteca

Woman_20in_20library

Según Corinne Maier (Operación Cultura. Cómo acabar con los intelectuales) la democratización de la materia gris ha poblado el mundo de intellos, la “versión de gama baja del intelectual”. Este grupo se ha expandido por todas las universidades, ha escrito libros, ha consumido becas, ha organizado simposios, pero al mismo tiempo ha sido incapaz de soltar una sola idea (el intello “prefiere disertar sin parar sobre las obras ajenas antes de ponerse a elaborar una él mismo”). Para ser un intello basta con dominar un lenguaje técnico (puede ser, por ejemplo, el “geneto”, un idioma inventado por Genette, “un pensador incomprensible y por lo tanto muy citado”), ser apadrinado por algún peso pesado de la Academia y dejarse ver en librerías, cafés y ferias del libro. Pero otra característica esencial del intello es su biblioteca. ¿Cómo conformar una biblioteca respetable ante las visitas?    En su libro, Maier da algunos consejos:

LO QUE DEBES TENER:

-Varios kilos de filosofía (los grandes clásicos, un batiburrillo de Platón, Bergson o Kant, mezclados con unas rodajas de Roland Barthes, Michel Foucalt, George Bataille, Emmanuel Levinas, Hannah Arendt, Nortbert Elias y, eventualmente, Jacques Lacan).

-Un puñado de crítica literaria (Genette, Todorov), de historia (Duby o Emmanuel Le Roy), de estética (Chastel, Gombrich), aderezado con una pizca de antropología (Lévi-Strauss) y sociología (Bordieu).

-Un toque de lógica, cultura china, epistemología, mitología griega, historia de mujeres, geopolítica y psicoanálisis.

-Una gota de pensadores contemporáneos, valores seguros como por ejemplo Sarah Kofman, Élisabeth de Fontenay, Alain Touraine. En el apartado de autores extranjeros, Rawls, Steiner y Agamben.

-Salpimentarlo todo con alguna novela: los autores clásicos son bien recibidos en los estantes, adornados con algunos escritores contemporáneos seleccionados con esmero. La novela policiaca es bienvenida siempre y cuando no sean las únicas obras de ficción en tu biblioteca (un consejo: elige a Fred Vargas antes que a Mary Higgins Clark).


LO QUE DEBES EVITAR:

-Autores muy populares, como Marc Lévy o Paulo Coelho.

-Las obras de autoayuda, como Los hombres son de Marte y las mujeres de Venus (ha vendido nueve millones de ejemplares en todo el mundo, pero ni uno solo de ellos debe entrar en tu casa).

-Títulos del tipo Cómo hacer el amor a una mujer (o a un hombre).

-El Mein Kampf, que siembra dudas sobre tus opiniones, a no ser que seas historiador.

-Las novelas rosa de editorial Harlequin, reservadas para la gente que apenas sabe leer.

-Los bestseller, en general, están mal vistos, aunque todo intelectualillo acaricia el sueño un poco loco de escribir uno.


LO QUE DEBES CONSUMIR CON MODERACIÓN:

-Los libros de caza, los libros guarrindongos (tener alguno da un toque frívolo, pero no hay que pasarse).

-Las obras demasiado generalistas (del tipo La pintura desde Lascaux, La Segunda Guerra Mundial en imágenes, El caballo), que demuestran que has picoteado aquí y allá y te han hecho regalos, pero no hay que abusar.

-La Guía del Trotamundos, por demasiado convencional; es preferible tener las guías Lonely Planet (en inglés).

-Libros escritos por periodistas y dedicados a cuestiones de actualidad, y que, precisamente porque son light suelen hacer una competencia seria a los libros de los verdaderos intelectualillos.

-Obras publicadas por conocidos tuyos.

Anuncios

11 comentarios en “Cómo armar tu biblioteca

  1. Alguna vez me enteré de alguien que tenía periódico encuadernado, para que se vieran muchísimos libros en su oficina. Gran estúpidez.

    También hay que evitar a Carlos Cuauhtemoc Sánchez, a toda costa.

  2. jajaja es el colmo que ahora te indiquen como armar tu biblioteca para “verte intelectual”… Quien fue el idiota que hizo esto, aunque peor son los que creen en esta bazofia

  3. Yo creo que una buena librería debería tener de todo,ser única y exclusivamente propiedad del lector y no un lugar de exhibición que pretenda dar a entender a las visitas que eres un genio del buen gusto literario y un intelectual de primera. Si los libros de una estantería están nuevos y sus páginas no tienen ningún tipo de marca o señal de haber sido leídos y releídos un millón de veces, ahí tenéis al lector aparente, la persona más triste del mundo.

  4. Sea como sea, el placer nos va guiando hacia lo que mejor nos convenga; hasta que logramos el hábito de la lectura; ésta nos va indicando, de acuerdo a nuestras necesidades de proyección personal, qué tipo de libros (a veces ya no tan placenteros, pero sí estimulantes), nos ayudarán a fortalecer o encontrar nuevos motivos para seguir caminando por las sinuosidades de esta vida. Creo que una biblioteca personal se va armando con el transitar de nuestros deseos y necesidades cuando ya las hemos hecho parte importante de nuestra vida como el respirar.

  5. Si, bien intelectual perdo dejó las ciencias de lado… como Stephen Hawking dijo: “La filosofía ha muerto, en parte porque no se ha mantenido al tanto de la ciencia, sobre todo de la física”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s