Mis maestros

classroom2

1. Tomo clase de Literatura Novohispana. ¿Novohispana o colonial?, pregunta alguien. La explicación tarda media hora y recorre la historia de dos virreinatos y el criterio de seis universidades. Sigo sin entender. Para iniciarnos en la materia, el profesor dice que toda obra literaria es de nuestro interés solo si en ella late el corazón de los hombres, y no porque sirva para descomponerla en una fórmula algebraica. Habla, por ejemplo, de la revolución que supuso en la literatura española dar voz a las clases bajas. Mientras explica los valores de La Celestina una multitud empieza a escucharse afuera del edificio. Se trata del Movimiento Antorchista que no ha desperdiciado ningún día para hacer sus manifestaciones. “La gran aportación de Fernando de Rojas es hacernos escuchar –y no solo oír– la voz de los pobres, de la gente común de aquella época”, dice el profesor mientras cierra las ventanas para que no entre el ruido. 

2. Otro de los maestros jura que no es adivino, pero que puede decirnos cosas sobre el pasado y el futuro. “Me han hecho pruebas en la facultad de física y he acertado en un 80 por ciento”, asegura. Ignoro qué clases de pruebas le habrán hecho, pero tiene un sospechosa inclinación a decir: “Bien, claro, así quedamos”, cada que suena un tono de celular. “Muchos piensan que estoy loco, pero esto tiene bases científicas”. El maestro argumenta que la realidad es como un libro y sólo hay que saber aplicarle un análisis semiótico. Por lo pronto me da un retrato exprés de lo que soy, con solo ver el lugar donde me he sentado.

“Dos años atrás usted era más feliz de lo que es ahora, cuando tuvo una época luminosa y recientemente ha tenido un conflicto moral. ¿Cómo lo sé? Porque atrás de su silla hay una pared clara que significa bienestar, una toma de corriente que significa luz y debajo de su silla hay una mancha de chapotote, que es la duda”.

3. Nadie que comience su clase diciendo que “El deseo secreto de las mujeres es reproducirse” puede no ser entrañable. Así me pasó con el Poeta, un maestro con una clara tendencia a hacer juicios sobre los matrimonios que en realidad eran sobre su matrimonio. “Al principio uno escribe para trascender”, confiesa. “Pero luego uno cree que puede trascender con los hijos y ¿qué pasa?, que ni siquiera los hijos se parecen a uno”.

Escucharlo es como navegar por Internet o consultar el índice general de una enciclopedia: en minutos transita de los hongos y chamanes a los noviazgos entre adolescentes y los embarazos no deseados, del socialismo a  Charles Darwin, del “Jibarito” Hernández a la acusación de plagio contra Javier Sicilia.

La apoteosis llega cuando analizamos dos versos eróticos de Octavio Paz.

Tus ojos son los ojos fijos del tigre

y un minuto después son los ojos húmedos del perro.

“Las mujeres tienen ojos de tigre cuando comienza el coito, porque son salvajes y ojos de perro cuando concluyen, porque están agradecidas. ¿Qué podemos decir entonces de este poema? ¿Nadie sabe? ¡Pues que el poeta tiene eyaculación precoz, que no ven que nomás duró un minuto!”.

4. La maestra de Paleografía aconseja que desconfiemos de Internet. “La Derecha nos espía”, dice; “yo por eso tengo dos computadoras: una para Internet y otra que nunca he conectado a Internet”. Habla pestes del neoliberalismo y de la envidia de los empresarios que buscan eliminar las humanidades, porque el conocimiento es algo que no se puede comprar. “Pero mucho cuidado con Internet, que el Gobierno está invadiendo nuestra intimidad”, insiste. Un minuto después transcribimos decenas de documentos privados de gente que nunca imaginó siquiera la red de redes.

5. Lo mejor de la escuela: Freddy Mercury me da clases (a veces desconcierta que pase tanto tiempo hablando de Octavio Paz, Amparo Ávila, Inés Arredondo o Pedro Coronel, pero ayer lo oí murmurar una estrofa de “Radio Ga Ga”).

freddie mercury

Anuncios

15 comentarios en “Mis maestros

  1. jaja estan cabrones tus maestros. Me quedaría con Mercury a ver qué tal canta las rancheras.

  2. La neta es que algunos de ellos me dieron clases también. Bueno, sólo el mago que adivina el futuro, y a mí nunca me lo leyó.
    De Mercury es muy curioso, aquí en la prepa donde trabajo también encontramos esa similitud. Y también cuando lo vemos, a lo lejos, le pedimos que nos cante una canción.
    Del poeta que habla de Paz, creo que ya sé quien es, pero mejor no te digo nada hasta no estar seguro.
    Chale, ¿qué te puedo decir?
    ¿Bienvenido a Puebla?

  3. jeje, esos maestros son los mejores. Locos dirían los incautos. Aprovéchalos para que cuando vengas nos cuentas las fabulosas anécdotas de eduardo en el mundo de los maestros.

    El del futuro se ve que puede ser tema de un cuento.

    Saludos poeta.

  4. Killer: la foto de Freddy es la petición más insistente de todos mis amigos de Campeche.

  5. tirorere
    tirorere

    Parece que asistes a una escuela para maestros discapacitados emocionales,
    por eso, recuerde las sabias palabras de Matt Lincoln:
    Everything I know I learned from Dostoevsky and the whores of New Orleans
    suerte.
    Como va ese proceso de pipopeficación?

  6. “La ropa es un invento de los feos”
    El maestro adivino.

    Excelente aportación a la clase.

  7. Wahahahaha, profesores igual de interesantes que los míos. De vuelta a la escuela…

    Exijo prueba de vida de Freddie Mercury!!!!! Empieza a anotar las frases célebres, tal vez te hagas rico algún día con ellas. Yo… lo haría!

    Pd. No te metas con el Señor Porquirio… tiene amigos poderosos ;)

    Karate Pig: Grrr, ya me dejaste en la cabeza la rola de “Living on my own”, ahora para quitármela… (Tirorere, tirorere)

  8. Pase lo que pase, (en este caso) no te los imagines desnudos para mitigar el estrés y los nervios de una clase…

    Y si alguna vez viajas por el tiempo… no toques nada!

  9. o mejor aún, imagínatelos desnudos y haciendo coreogradía a “Living on my own” con sombrerazo vaquero de rigor, agitado al viento mientras se escucha:
    Tirorere
    Tirorere
    Ti – ro – re – re

  10. Para la antología personal:

    (Aquí un chiste local sobre el chelo y Freddy Mercury).

    La nave de los locos, ¿qué no?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s